Consejos para llegar en forma en Navidad

Ahora que llega la Navidad te damos estos consejos para comenzar el 2018 en forma.

19 diciembre • Bigbank España




Consejos para llegar en forma a Navidad

No queda mucho para que llegue la Navidad. Estas fechas tan señaladas están llenas de regalos y felicidad. Pero todos recordamos los esfuerzos que debemos hacer cada enero para quemar todos esos kilos de más. Llegar en forma a Navidad puede ser el remedio definitivo para evitar esos cargos de conciencia de primeros de año. Prepárate para ganarles la batalla a los turrones con estos consejos de Bigbank.


Estos son los mejores consejos para llegar en forma a Navidad


Lee con atención los consejos que Bigbank ha preparado para ti. Recuerda que todo se basa en aplicar unos hábitos saludables. Aunque te parezca imposible, puedes llegar a perder el apetito por el chocolate y desear comer una manzana con toda tu alma.


Acostumbra tu cuerpo. Empieza ahora con estos buenos hábitos para llegar en forma a Navidad.


Sigue la regla de las cinco comidas al día


Métete esto en la cabeza: desayuno, tentempié de media mañana, comida, merienda y cena. Muchas veces pensamos que comer menos equivale a no engordar. Aunque esto puede ser teóricamente cierto, en la práctica nunca funciona. Saltarse alguna de las comidas puede ser contraproducente. Por ejemplo, si nos saltamos el desayuno y el tentempié de media mañana, nuestro cuerpo reaccionará almacenando más grasa durante la comida. Además, sin que nos demos cuenta, el hambre también hará que comamos más de los deseado.


¡Comer menos está bien, pero no te saltes ninguna comida! Come variado y equilibrado

Al principio te puede parecer muy difícil. No lo es. Solo necesitas hacer un poco de planning. Toma nota:


Cada día:

Tu dieta diaria debe contener fruta, verdura, legumbres, cereales, patata y arroz. Igual de importantes, pero en cantidades pequeñas, son el aceite, los productos lácteos, el pan y la pasta.


Una o dos veces a la semana:

Con menor frecuencia, pero sin olvidarte de ellos, debes ingerir: pescado, carne blanca (de pollo, por ejemplo) y huevos.


Una o dos veces al mes:

Puedes permitirte algún lujo de vez en cuando. No pasa nada si te comes algún dulce una vez al mes. Lo que no puedes olvidar es la carne roja. Aunque no se debe abusar de ella, es importante para el cuerpo. Si abusas demasiado de estos dos alimentos, nunca vas a poder llegar en forma a Navidad.


¡Adquiere buenos hábitos desde ya! Así, cuando llegue la hora de la verdad, podrás caer en la tentación del pecado sin echarlo todo a perder.


Para llegar en forma a Navidad no abandones el deporte


Hacer ejercicio es básico. Quizá ya vayas al gimnasio. Quizá salgas a correr dos o tres días por semana. Eso está bien. Pero lo más importante es no perder el ritmo cuando lleguen las fiestas. Sigue con tus ejercicios diarios, aunque la rutina de tu día a día cambie.


Cuando un pequeño diablillo te susurre al oído, “vamos, no hace falta, ¡es Navidad!”, recuerda que la fuerza de voluntad es muy importante. Crea desde hoy mismo una rutina de ejercicios y no la abandones pase lo que pase.


Si seguir una rutina te cuesta mucho, te aconsejamos mejorar tu fuerza de voluntad con pequeños gestos en tu día a día. Por ejemplo, sube las escaleras normales en vez de las automáticas o el ascensor. Ve andando o en bicicleta a los sitios. Lleva las bolsas de la compra en la mano en vez de en un carrito. Si lo piensas, son muchas las ocasiones que tienes para trabajar tu físico.


Los líquidos son muy importantes


Durante las fiestas de Navidad bebemos más alcohol de lo habitual. Bien, pues este es uno de los motivos por los que más engordamos. No hace falta que renuncies a los brindis, pero ve con cuidado.


En cambio, el agua es fuente de salud. Bebe tanta agua como quieras. Es importante mantenerte hidratado. Además, si ingieres agua constantemente tu estómago estará trabajando y eso reducirá tu apetito.


En definitiva, tu mejor opción es reducir el alcohol y beber mucha agua. Aunque también es importante reducir otras bebidas calóricas, como los zumos o los refrescos azucarados.


Una de las mejores ventajas de reducir tu consumo de alcohol la notará tu bolsillo. Este tipo de bebidas suele ser muy cara. Cuando te toque organizar una cena en tu casa, deberás ofrecer los mejores productos a tus invitados. He aquí una solución para no quedar mal con ellos.