Los mejores coches de ciudad

La mejor solución a los problemas de tráico urbano

19 octubre • Bigbank España

Media

  • Los mejores coches de ciudad


    Los coches de ciudad deben formar parte de la solución a los problemas del tráfico urbano, no sumarse a ellos. De ahí que, antes de escoger uno, sea bueno hacerse algunas preguntas.


    ¿Cuáles son los problemas principales del tráfico urbano?


    Las grandes ciudades europeas, como Roma o Londres, han comenzado a peatonalizar sus centros históricos. Este gesto puede leerse como una ayuda al sector turístico. Sin embargo, hay motivos de peso para restringir el tráfico en puntos a los que muchas personas necesitan trasladarse a diario.


    Aunque estas medidas nunca son recibidas sin protestas, lo cierto es que eliminar un porcentaje del tráfico es beneficioso. La contaminación generada por los vehículos de motor en las ciudades se multiplica debido a la gran cantidad de coches. No se trata solo de una cuestión numérica. Un coche detenido en un embotellamiento produce muchas más emisiones que uno a velocidad constante en una autopista.


    La contaminación no es una cuestión que afecte únicamente al medio ambiente, sino que es causa del deterioro de la salud. Se sabe que los problemas respiratorios de los habitantes de ciudades muy pobladas han aumentado de manera exponencial.


    Por otra parte, el espacio en las ciudades es limitado y el precio del aparcamiento muy elevado. Limitando los coches que pueden circular en la ciudad se minimiza el problema de espacio. Esto no solo no perjudica a los negocios locales, sino que les beneficia, ya que se liberan espacios de carga y descarga. La seguridad para los peatones también aumenta, al descender la densidad del tráfico.


    ¿Cuáles son los problemas principales de los conductores de ciudad?


    Pocos son los conductores que cogen sus coches para conducir por la ciudad y que disfrutan de ello. Seguro que tú también preferirías ir a trabajar andando. O llevar a los niños al colegio dando un paseo. Conducir se ha convertido en una necesidad y los coches de ciudad deben satisfacerla.


    Las familias necesitan coches de ciudad lo bastante grandes. La economía es otro factor a tener cuenta: a corto plazo puede resultar más atractivo un coche más barato. A largo plazo quizá sea mejor que consuma poco o que el seguro no sea demasiado elevado. El tamaño del coche también es un extremo a considerar: los más pequeños son muy manejables y se pueden aparcar en cualquier sitio. Las familias, sin embargo, suelen necesitar grandes maleteros y espacio interior suficiente.


    Cada vez más a menudo los conductores añaden a esta lista de retos una conciencia mayor hacia el medio ambiente y desean que sus coches de ciudad contaminen lo menos posible.


    ¿Cómo solucionan los coches de ciudad estos problemas?


    Tradicionalmente se optaba por disponer de dos vehículos: uno para ir al trabajo y otro para salidas en familia, entre semana o en vacaciones. Así, los coches de ciudad favoritos eran los más pequeños. En ocasiones, incluso de dos plazas. Pero mantener dos coches es caro.


    Para elegir un solo vehículo las familias optaban por coches más grandes y con menos consumo, aunque a priori pudieran parecer más caros. Entraba en juego, al tomar esta decisión, la posibilidad de financiación. Sin embargo, aunque esta pareciera una decisión cómoda, dejaba fuera de la ecuación la cuestión ecológica. Tampoco se resolvía el problema del aparcamiento. Incluso se daba la circunstancia de pasar más tiempo aparcando que en el trayecto propiamente dicho.


    ¿Existen coches de ciudad óptimos?


    Los coches híbridos o totalmente eléctricos contribuyen a solucionar o, al menos, a no empeorar los problemas de las ciudades. Además, cumplen con los requisitos de la mayor parte de las familias.


    Por una parte reducen drásticamente las emisiones. Los coches de ciudad eléctricos, de hecho, no suelen estar incluidos en las restricciones temporales de tráfico que se decretan durante crisis por niveles altos de contaminación. Incluso los modelos híbridos son más recomendables. Durante los atascos se pueden utilizar en modo eléctrico. El consumo de estos modelos es mínimo, puesto que funcionan con electricidad.


    ¿Y la cuestión económica?


    Los precios de los coches de ciudad eléctricos e híbridos se van equilibrando con los de los vehículos tradicionales. Existen modelos con cero emisiones de diferentes gamas; tanto de la más alta como en turismos más asequibles.


    Por otra parte, el gasto inicial o el del consumo no son los únicos que se reducen. El mantenimiento de este tipo vehículos es mucho más asequible que el de los coches de ciudad tradicionales.


    Además, existen préstamos personales con condiciones especiales para inversiones en este tipo de vehículos. Uno de ellos es nuestro préstamo verde para coches eléctricos, su gemelo, el préstamo verde para vehículos híbridos.


    Puedes solicitar tu préstamo con nososotros en un par de clics simplemente rellenando nuestro formulario.